Esta baraja de cartas tiene como finalidad reforzar el aprendizaje del orden alfabético, cada carta tiene una letra del abecedario asociada a una imagen cuyo nombre comienza por esa letra, de ese modo también las podremos usar de tarjetas para aprender las letras si así lo deseamos.

Para obtener las cartas, una vez impresas, doblar por la mitad de forma que quede por un lado el anverso y por otro el reverso y después recortar, de forma que queda un juego de cartas con un acabado muy similar a las barajas.

Cuando los niños aún no dominan el orden alfabético pueden utilizar una pequeña guía con las letras en orden para ayudarse.

Os proponemos los siguientes juegos en orden de menor a mayor dificultad:

Carrera alfabética → por parejas o individualmente, cada grupo tiene un pack de cartas de un color, el primero en conseguir colocarlas en orden gana. Como variante podemos asignarle a cada niño/pareja un color y poner todas las cartas revueltas en el centro antes de comenzar, de forma que las tengan que buscar y después ordenar.

Enes al centro → Basado en el juego del cinquillo. Pondremos las cartas de la letra N en el centro de la mesa. Repartiremos 8 cartas por niño y por turnos iremos colocando cartas por encima o debajo de la N según el orden alfabético. Si no tenemos carta debemos robar una del montón. Para aumentar la dificultad podemos establecer que sólo se pondrán en el orden si son del mismo color. Para darle más dinamismo podemos añadir que se puedan poner en el centro también grupos de 3 letras seguidas. También podemos añadir la posibilidad de hacer robar carta a un compañero si detectamos que ha colocado una fuera del orden que le corresponde.

Uno alfabético → Sacamos una carta al centro, repartimos 8 cartas por niños y por turnos deben colocar encima una que sea del mismo color o que vaya delante o detrás en el orden alfabético, si no tienen carta deben robar una del montón y pasar turno. Si alguien se queda sólo con una carta y no dice “uno” deberá robar tres cartas del montón.

Descargar cartas

Ana López Arpal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *