Os proponemos una serie de actividades y juegos destinados para iniciar a nuestro alumnado a la escalada en Boulder usando las espalderas del gimnasio y materiales habituales. Podemos finalizar las sesiones con una visita a un Boulder natural o artificial si los tenemos cerca del centro. Se pueden realizar a partir de segundo o tercero de Primaria en función de las habilidades motrices del alumnado.

OBJETIVOS DE LA PROPUESTA

Trabajar la coordinación y el equilibrio, la adaptación al medio en el que realizamos la actividad, la toma de decisiones, las habilidades de trepa y los retos neuromotores a través de la escalada en Boulder adaptada a los materiales de los que disponemos en el centro. Preparación para la realización de actividades en el medio natural.

PREPARACIÓN PREVIA DE LAS ESPALDERAS

En primer lugar vamos a preparar las espalderas de nuestro gimnasio, para ello colocaremos cintas de colores en las barras de forma aleatoria (pueden ser de precinto de colores o tiras de papel de colores sujetas con precinto transparente). También se colocarán colchonetas debajo (preferentemente dobles o quitamiedos) para evitar lesiones en caso de caída.

Espalderas ya preparadas con las cintas de colores.

ACTIVIDADES PROPUESTAS

Atravesando la montaña:

Propondremos a los alumnos atravesar las espalderas de un lado a otro. Comenzaremos sin ninguna regla, la segunda vez estableceremos que las manos sólo pueden apoyarse en las tiras de dos colores que escojamos. La siguiente vez añadiremos dos colores para los pies. Podemos aumentar la dificultad todo lo que queramos (la mano izquierda sólo en el rojo, la mano derecha sólo en el amarillo, el pie izquierdo sólo en el verde, el pie derecho sólo en el azul…), asociarlo a los lados del cuerpo es otra buena opción (pie y mano derecha a unos colores y los izquierdos a otros).

Twister Escalador:

Con esta actividad introducimos a la búsqueda de presas en las que hacer agarre de forma gradual, trabajando la resolución de problemas y la autonomía en la toma de decisiones.

Utilizando las tiras de colores de las espalderas prepararemos una ruleta, simple o doble, también podemos utilizar la del juego original si la tenemos y los colores de las cintas coinciden, en la que se puedan seleccionar al girarla el miembro del cuerpo que se agarra a la espaldera, y el color en el que debe realizarse el agarre.

Ruleta realizada para el juego en una clase bilingüe de inglés

Comenzaremos de uno en uno colocando los agarres donde diga la ruleta, el último en caer a las colchonetas será el ganador. Posteriormente podemos jugar por parejas, teniendo que buscar los agarres sin tirar al compañero. Gana el último en caerse, siempre y cuando no haya hecho caerse al compañero de espaldera (si lo hace estará eliminado automáticamente).

 

 

Carrera hasta la cima:

Se prepara un alumno por espaldera al otro lado del gimnasio, a la orden de salida deben ir hasta su espaldera, escalar apoyándose en las marcas y tocar la madera más alta. Gana el primero en conseguirlo cumpliendo todas las normas (pueden añadirse más normas como tocar solo un color, o cada extremidad en un color… en función de la dificultad que queramos).

Desenganchando los mosquetones:

Se colocan 3-4 mosquetones en la espaldera que deberán desenganchar y volver a enganchar conforme suben a la misma, (en caso de no tenerlos, podemos usar otros elementos que se enganchen y desenganchen, yo utilizo unas tiras de velcro a las que pego la foto de un mosquetón). Al igual que en las otras actividades, se pueden añadir diferentes normas para aumentar la dificultad aprovechando las marcas de las que ya disponemos en las espalderas.

Subida con obstáculos:

Preparamos en la misma espaldera elementos que dificulten la subida (aros por los que deben pasar, picas que deben sortear, cuerdas que no pueden tocar…), los alumnos deben tratar de llegar a la cima evitando dichos obstáculos. Una vez más, podemos jugar con las marcas establecidas en la espaldera para añadir o quitar dificultad al juego.

Los escalones siameses:

Con una goma elástica unimos a los alumnos de dos en dos por la muñeca (dejando juego para que se suelte en caso de caída). Deben subir colocando junta la mano que tienen en común.

Sigue el camino:

Se puede realizar, bien subiendo la espaldera o bien atravesándola de lado a lado. En grupos de 4-5 niños, uno de los alumnos traza un camino a seguir por las marcas y los demás deben seguirlas sin equivocarse. Uno de ellos se quedará fuera para actuar de juez en caso de que alguien se equivoque, si es así, cambiará su sitio con el juez hasta que otro compañero se equivoque. Cada vez que pasen debe cambiar el niño que “abre el camino”

Ana López Arpal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *